Autonomia Emocional de los Niños

Fomentar la autonomía emocional en los niños

Educar es acompañar a los niños a que sean independientes y autónomos; enseñar a que adquieran habilidades necesarias para la toma de sus propias decisiones y ayudar a que puedan comprender sus emociones.

Cuando se habla de autonomía no sólo se hace referencia al hecho de adquirir o realizar de forma adecuada ciertos hábitos, sino también supone adquirir responsabilidades, poseer autonomía emocional y de comportamiento.

En este post hablaremos de la autonomía emocional en los niños; un buen desarrollo de la misma, favorece la seguridad, la independencia y la responsabilidad.

¿Qué es la Autonomía Emocional?

Muchas veces se ha hablado de fomentar la autonomía en los niños, de darles funciones o responsabilidades según van creciendo, pero pocas veces se habla de la autonomía emocional. 

Ser autónomos a nivel emocional permite sentir, pensar y tomar decisiones por uno mismo. También supone hacerse cargo de lo que uno siente, aceptando que la emoción es algo propio y de cada uno. Esto ayuda a calmar la emoción de una forma más adecuada. 

Cuando los niños son pequeños, hay que ayudarles a que conozcan, identifiquen y manejen  las emociones, por ello es importante desarrollar la Inteligencia Emocional desde una edad temprana. El objetivo es que lo vayan aprendiendo y puedan hacerlo por ellos mismos en un futuro.

¿Por qué es importante?
Fomentar la autonomía emocional en los niños les ayuda a pasar las etapas de su desarrollo de forma segura. Además:

  • Favorece la seguridad y la autoestima de los niños.
  • Permite una mayor estabilidad emocional y afectiva.
  • Facilita  la adaptación a los cambios y a asumir nuevos retos.
  • Ayuda  a mantener unas las relaciones sociales más seguras.

Os proponemos algunas recomendaciones para ayudar a los niños: 

  • Dale su espacio para que pueda expresar sus emociones, gustos, opiniones
  • Enséñale a buscar soluciones, primero que piense una por sí mismo y después puedes ayudarle ofreciéndole más alternativas, dejando que escoja la que crea más conveniente.
  • Hazle partícipe de algunas decisiones familiares,dependiendo de la edad. Así podrá sentir que su opinión también es importante.
  • Fomenta en el niño una imagen positiva, para que se valore y se respete.
  • Cuando tenga un problema, antes de actuar intenta que lo resuelva él sólo. Ofrécele apoyo o ayuda cuando lo necesite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.