Piramide de Maslow

Detrás de lo que hace un niño ¿qué necesita?

¿Por qué un niño alarga la hora de irse a dormir? ¿Por qué justo le da una rabieta cuando los padres salen a cenar? ¿Por qué un niño te quiere contar que se ha hecho una herida por muy pequeña que sea?

El por qué los niños se comportan de una determinada manera puede ser difícil de entender. Observamos su comportamiento, pero podríamos preguntarnos el motivo por el que actúa así. Lo que puede haber detrás de lo que hace, es una necesidad que hay que atender o una emoción que hay que tener en cuenta. 

La personas tenemos necesidades básicas que hay que satisfacer para sentirnos bien, manejarnos socialmente, conseguir objetivos personales…Cada nivel de necesidad básica se apoya en el siguiente, como los escalones de una pirámide.

Apoyo Emocional Familiar

Hasta que los niños puedan satisfacer sus propias necesidades, los adultos debemos enseñarles a que aprendan cómo conseguirlo por ellos mismos para desarrollarse adecuadamente.

Fisiológicas: Los niños necesitan una alimentación adecuada, horas de sueño suficientes, cuidados cuando están enfermos, estimulación para crecer a nivel físico y sentirse bien con su cuerpo.
Seguridad y protección: También necesitan sentirse protegidos en un hogar estable. Saber que los padres van a estar siempre disponibles ante las cosas buenas y malas, dando seguridad ante los daños físicos y emocionales.
Necesidad afectiva y de afiliación: Los hijos desean y necesitan el cariño incondicional de sus padres, saber que son parte de la familia, y también mantener relaciones positivas con amigos.
Necesidad de reconocimiento: Sentirse valorados y respetados es otra de las necesidades que hay que cubrir, ya que esto ayuda a construir una buena  autoestima. 
Necesidad de autorrealización: Como adultos nuestro trabajo es satisfacer las necesidades básicas de los niños de manera que ellos puedan lograr su independencia y buscar sus propios objetivos.

Para atender estas necesidades os proponemos:

  • Mostrar afecto al sostener, abrazar, cambiar el pañal…
  • Enseñar a cuidar su cuerpo a través de hábitos y rutinas saludables (al comer, al bañarse…)
  • Seguridad con normas coherentes y estables.
  • Ofrecer apoyo y consuelo ante las situaciones que vive. 
  • Dar seguridad mostrando que siempre va a haber alguien que se ocupe de ellos.
  • Mostrar a los niños proximidad y cariño con sonrisas, abrazos, besos…
  • Proporcionar oportunidades para establecer relaciones sociales: en el colegio, en el parque….
  • Mostrar cariño para que ellos lo puedan mostrar a los demás.
  • Entender a los hijos como personas cuyos sentimientos y necesidades son diferentes de los vuestros.
  • Ayudar a los hijos a que aprenda a valorarse reconociendo sus cualidades y sus fortalezas.
  • Corregir sin dañar.
  • Buscar en los errores aspectos positivos que proporcionen experiencias de aprendizaje. 
  • Establecer un diálogo y acuerdos con alternativas razonables, en lugar de darle sólo órdenes.
  • Apoyar sus propias decisiones .
  • Permitir que se pueda equivocar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.